Calzada del Gigante - Con Algas en la Maleta
IRLANDA

Excursión a Belfast y la Calzada del Gigante


Hay lugares que te enamoran a primera vista. Otros, te atrapan incluso antes. La Calzada del Gigante, maravilla natural y patrimonio de la Humanidad, es uno de ellos. Este paisaje es capaz de dejarte sin palabras por sí mismo, pero si además, conoces la historia y la leyenda que se encuentran detrás, se vuelve aún más especial. Por eso, cuando los chicos de Irlanda en Español se pusieron en contacto con nosotros para proponernos probar uno de sus tours en la isla esmeralda, no tardamos ni un segundo en decidir cuál queríamos hacer. Y os vamos a contar nuestra experiencia.

Salimos de Dublín a las 7 de la mañana porque nos esperaba un largo viaje hasta llegar a la Calzada del Gigante: tres horas en autobús que, gracias a Fran -nuestro guía-conductor-, se pasaron muy rápido. Durante todo el trayecto fue relatándonos retazos de la historia y curiosidades sobre Irlanda y su gente que nos ayudarían a disfrutar un poco más del viaje. Y por supuesto, tamnbién nos contó la leyenda que hay detrás de estas rocas prismáticas formadas hace 60 millones de años. El sentido común (y la Wikipedia) nos dice que estas columnas de basalto se formaron por el enfriamiento relativamente rápido de lava volcánica. Pero los irlandeses tienen una explicación mucho más divertida: la historia del gigante Finn McCool.

Esta fábula popular cuenta que hace dos millones de años, vivían dos gigantes: Finn McCool, en las costas de Irlanda y el escocés Benandonner, al otro lado del mar. Este último se burlaba con frecuencia de Finn, hasta que el héroe irlandés de nuestra historia se cansó y decidió desafiarle a un combate. Así que se dedicó a construir una calzada de enormes escalones para poder cruzar hasta Escocia para pelear con el otro gigante. Pero cuando llegó hasta allí y vio que Benandonner era mucho más grande que él, se asustó y huyó a su casa. Durante la huida Finn perdió una de sus botas y dicen, que aún puede verse entre las rocas.

Cuando McCool llegó a su casa y le contó a su mujer lo que había sucedido, ella tuvo una idea genial para evitar el enfrentamiento. Disfrazar a su marido de bebé y decirle al enemigo que la criatura que había en la cuna era el hijo que tenía con el gigante irlandés. Al ver el tamaño descomunal del “niño”, Benandonner se asustó y huyó aterrorizado a Escocia, destruyendo la Calzada a su paso para que Finn no pudiera llegar hasta él.

La Calzada del Gigante - Con Algas en la Maleta

Y ahí va un dato curioso que nos contó nuestro guía. ¡Realmente hubo gigantes en Irlanda del Norte! Nos explicamos. Durante varios siglos, se registraron algunos casos de gigantismo, probablemente debido a que los matrimonios entre miembros de la misma familia (endogamia) producían en sus hijos ciertas anomalías genéticas. El caso mejor documentado es el de Charles Byrne, conocido como el “gigante irlandés”. Los estudios de ADN sobre su esqueleto, que aun se expone al público en un museo londinense, revelan que mediría alrededor de 2,31 metros de estatura. Este hombre, intentó ganarse la vida en el Londres del s.XVIII exhibiéndose como monstruo de feria en el museo de bestias humanas. Murió con 22 años de edad, víctima de su adicción al alcohol. La explicación a su gigantismo que ha dado la ciencia, es que fue producido por una glándula pituitaria anormalmente grande, que además estaba afectado por un tumor lo que desencadenaba una enorme secreción de hormonas de crecimiento óseo.

Pero volviendo a nuestra Irlanda del Norte del siglo XXI, vamos con algunos consejos para los que vayáis a visitar la Calzada del Gigante.

Consejos para visitar La Calzada del Gigante:

➢ La opción más cómoda desde Dublín, es contratar un tour guiado como el que nosotros hicimos con Irlanda en Español. Así no tendrás que preocuparte por circular por la izquierda, podrás beber las pintas que quieras y además te llevarás una lección de historia inolvidable para casa. ¿Otra razón para hacer esta excursión? Los guías se conocen todos los trucos, atajos y curiosidades que puedas imaginar.La Calzada del Gigante

La Calzada del Gigante

La Calzada del Gigante

 

La Calzada del Gigante

➢ La Calzada del Gigante se encuentra en Irlanda del Norte. Si venís desde Dublín, tened en cuenta que en esta zona no valen los euros. Hay que pagar en libras esterlinas. Nosotros llevábamos algo de dinero que nos sobró del viaje a Londres, pero en casi todos los sitios aceptan tarjetas de crédito.

➢ Madruga. Especialmente si vienes de lejos. Desde la capital de Irlanda se tardan unas 3 horas en coche, y antes de mediodía ya está lleno de turistas. Es un lugar muy visitado, tenlo en cuenta.

➢ A la entrada existe un centro de visitantes (cuesta 10,50 libras por adulto y puedes conseguir un descuento comprando online). La entrada te da derecho a una audioguía, plaza de aparcamiento y el acceso al centro. Pero ojo, para acceder a la Calzada del Gigante NO es necesario pagar esta entrada. Desde este punto también salen autobuses que por 1 libra te llevan hasta la Calzada, pero las vistas del camino hacen que merezca la pena ir dando un paseo.

La Calzada del Gigante

➢ Puedes caminar y escalar por las rocas, pero hazlo con cabeza. No corras y no te acerques demasiado al lugar donde rompen las olas si no quieres llevarte un buen susto. Hay personal en la zona que puede auxiliarte y que te avisará si te ve haciendo algo que pueda resultar peligroso.

➢ Lleva abrigo y capucha. Puede que también necesites un paraguas -aunque si hace mucho viento, de poco te servirá-. Si llevas calzado antideslizante y bastones de trekking, mejor que mejor.

➢ El impresionante puente de cuerda de Carrick-a-Rede que une la isla de Carrick con el resto del Condado de Antrim, se encuentra a pocos kilómetros de la Calzada. Si tenéis la oportunidad de cruzar este puente situado a 30 metros de altura sobre el océano, no la dejéis escapar. Está abierto de abril a septiembre, siempre que el tiempo lo permita.

➢ Recarga las pilas y entra en calor con un buen chocolate caliente con nubes de azúcar en The Nook.

La (trágica) historia de Belfast

Tras unas horas maravillosas disfrutando de un paisaje más embriagador que la mejor Guinness, volvimos a subirnos en el autobús camino a Belfast. Aunque hoy en día es una ciudad turística conocida como la capital del Titanic, la verdadera razón por la que deberíais visitar esta ciudad norirlanesa, es otra. Y es que, a primera vista, además del espectacular museo del Titanic y su fotogénico Ayuntamiento, no encontraréis espectaculares paisajes o edificios que justifiquen una parada en este lugar. A no ser que miréis más allá y tengáis ganas de conocer su historia reciente. Escalofriantemente reciente.

Belfast - Con Algas en la Maleta

Y es que Belfast, ha sufrido algunos de los peores actos de violencia que han tenido lugar en la isla de Irlanda. Durante los 30 años que duraron los troubles (el conflicto que dividió a la nación entre católicos nacionalistas y protestantes unionistas) fueron asesinadas más de 3.500 personas de ambos bandos. El objetivo de los unionistas, en su mayoría protestantes, era seguir formando parte del Reino Unido, mientras que la minoría nacionalista y republicana, casi exclusivamente católica, era partidaria de la independencia o la integración de la provincia en la República de Irlanda. Los Acuerdos del Viernes Santo llegaron en 1998 para sellar la paz, pero la violencia continuó después de esa fecha.

Durante el trayecto en autobús, nos proyectaron un documental que analizaba las claves del postconflicto entre católicos y protestantes. El reportaje se centraba en el día a día de unos niños y niñas que estaban siendo tratados en una asociación por traumas relacionados con aquella dura época. Unos años de violencia que, aunque no vivieron en primera persona, les marcaron para siempre. Ya sea porque asesinaron a su padre después del conflicto o porque se han visto intimidados por antiguos paramilitares. Lo cierto es que la violencia soterrada continúa en muchas comunidades segregadas de Irlanda del Norte y la tasa de suicidios de adolescentes en Belfast es la más alta en una ciudad europea.

Gracias a este documental pudimos descubrir la auténtica esencia de la ciudad y comprender un poco mejor los murales políticos que abundan en las calles de Belfast Este -unionista- y Oeste -republicano-, que hacen imposible que este conflicto se olvide. Quizá, es lo mejor. Quizá, incluso, están ahí para eso.

Belfast

 

ALGUNAS PELÍCULAS PARA COMPRENDER MEJOR EL CONFLICTO:

  • Agenda Oculta (1990)
  • En el nombre del padre (1993)
  • Domingo Sangriento (2002)
  • Hunger (2008)
  • ’71 (2014)

 

24 horas en Belfast: ¿Qué hacer?

 

  • Contratar un tour guiado por los Murales de la ciudad.
  • Fotografiarte frente al Ayuntamiento de Belfast.
  • Pasear por el barrio del Titanic.
  • Comprar (casi cualquier cosa) en el Mercado de San Jorge.
  • Tomar una pinta en el pub The Crown.
  • Entrar en el Museo Ulster dentro del Jardín Botánico.
  • Visitar el Castillo Belfast.
  • Descubrir la cárcel Crumlin Road, prisión de terroristas de ambos bandos del conflicto.

 

Reconocemos que a nosotros, con apenas un par de horas para recorrer la ciudad, esta parada nos supo a poco. Y nos dejó con ganas de más. Belfast se merece mucho más tiempo. Tiempo para descubrirla y tiempo para digerir todo lo que descubras.

¿Qué otros lugares de Irlanda nos recomendáis?

Este artículo ha sido posible gracias a la colaboración de Irlanda en Español. Todas nuestras opiniones son independientes y están basadas en nuestra percepción real sobre los servicios de esta empresa.

2 Comments

  • Pablo

    2,31!! Qué locura!! Y yo que mido 1.98 ya me siento gigante a veces jajaajja Sobre todo aqui en Bolivia, es una pasada. Enhorabuena por el post, llevamos mucho tiempo con ganas de Belfast, y espero que el año que viene, cuando re-crucemos el charco podamos sacarle un puente largo. La verdad es que me han entrado muchisimas ganas de ir!! Un saludo, y enhorabuena de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *