Comer en Mallorca
BALEARES,  ESPAÑA

Guía para comer en Mallorca: El paraíso foodie

Es esta una isla que te conquistará por su luz, sus colores, sus calas, su arte, sus patios, sus pueblos… y por supuesto, también por su gastronomía. Hoy queremos compartir contigo esta guía para comer en Mallorca donde te chivaremos opciones para todos los gustos y bolsillos. ¿Listos? ¡Despegamos!

Las 5 tentaciones gastronómicas en las que TIENES que caer en Mallorca:

¿No sería un sacrilegio dejar de probar la paella en Valencia, el pulpo en Galicia o el cachopo en Asturias? Pues Mallorca también tiene sus propias tentaciones gastronómicas que te llevarán a descubrir su esencia de la manera más exquisita. Típicas, sí. Deliciosas, también.

Ensaimada:

Pocas presentaciones necesita este manjar hojaldrado y fundente, la pieza de bollería más representativa de la isla en cualquiera de sus versiones (dulce, salada, rellena…). Hazle un hueco en tu estómago a la hora del desayuno, de la merienda o del postre y ella solita se encargará de llegar hasta tu corazón.

Ensaimada Mallorca

¿Dónde probarla?: Te recomendamos empezar por la ensaimada lisa de Ca’n Joan de s’Aigo (Carrer de Can Sanç, 10), espolvoreada de azúcar glasé. Y ya que estás aquí, no olvides probar también sus esponjosos cuartos. En invierno entran de lujo con un chocolate caliente y en verano puedes acompañarlos con sus deliciosos helados servidos en vaso de cristal. Otra ensaimada que nos encanta es la de crema quemada del tradicional Horno Santo Cristo (Carrer dels Paraires, 2 y tienda online). También se dice, se comenta, que en el Forn de Sant Francesc en Inca (Carrer de Sant Francesc, 126), sus ensaimadas rellenas -de chocolate blanco, Ferrero Rocher, Kinder Bueno…- son impresionantes y sus doblegats, más aún. Si os atrevéis con versiones más «salerosas», en la panadería familiar Ca sa Camena (Carrer d’Anníbal, 22) elaboran una ensaimada de pimientos asados que seguramente te sorprenderá.

Llonget:

El llonget es un panecillo tradicional de la isla con una textura suave muy particular y un sabor riquísimo. Se elabora artesanalmente con harina, agua, aceite de oliva, sal y levadura. El relleno queda a gusto del consumidor, siendo el de sobrasada el más típico (y no por ello menos delicioso). Puedes encontrarlo en los hornos más tradicionales y en todos los establecimientos participantes de la Ruta del Llonget que se celebra anualmente.

Llonget Es Vaixell

¿Dónde probarlo? Imprescindibles los de Es Vaixell (Carrer del Vicari Joaquim Fuster, 13), en Portixol. Su pan es excepcional (el mejor que hemos probado con diferencia) y los sabores varían cada día. El de tortilla de patata es una opción sencilla pero también un acierto seguro; el de serrano con tomate, un manjar. Si te quedas con ganas de más, otros locales emblemáticos de Palma para probarlo son el Bar Bosch (Plaza Rei Joan Carles I, 6) -aquí los llaman langostas-, el Bar Tony (Plaça de Santa Eulàlia, 4) y Sa Bodega Bellver (Carrer de Can Serinyà, 2). Ah, y aunque no hemos tenido el placer de probarlo aún, el gastrobar Robin Wood Factory (Carrer de la Fàbrica, 52) ha querido adaptar este clásico ofreciendo una versión moderna y divertida con el llonget de tinta de calamar de Forn de la Pau relleno de pulled pork. ¡Tiene pintaza!

Pa amb oli:

Pensados especialmente para compartir y disfrutar a cualquier hora del día, el pa amb oli se elabora con pan de payés, tomate, aceite de oliva y sal. A partir de aquí, admite todo tipo de combinaciones, aunque los acompañantes más comunes suelen ser queso mahonés, jamón serrano, sobrasada, camaiot…

Pa amb oli

¿Dónde probarlo? En Palma, son míticos los del Bar Cabrera (Carrer de Can Baró, 9) y a mí particularmente me encantan. Se trata de un local pequeñito, sin pretensiones. La relación calidad/servicio/precio es insuperable. En Valldemossa, tenéis que ir al Quitapenas (Carrer Vell, 4). No existe aquí la posibilidad de elegir los sabores de la tabla, que van cambiando periódicamente según los ingredientes de temporada. Eso sí, siempre dando prioridad al producto local. Fácilmente, el plato «quita penas» (24€) puede alimentar a dos personas y eliminar todos los problemas del primer mundo. Pensarás que exageramos, pero venir a comer aquí y no salir con una enorme sonrisa en la cara es imposible. Por cierto, también disponen de una opción vegetariana.

Panades y Cocarrois:

De masa lisa (salada) o dulce, las panades y los cocarrois son la especialidad mallorquina que te solucionará cualquier picnic, aperitivo o comida rápida. Las primeras tienen forma de caja cilíndrica mientras que las segundas forman una media luna. Ambas pueden llevar cualquier relleno que te imagines, siendo el más habitual el de carne con guisantes y sobrasada mallorquina. Es una receta típica de Semana Santa pero podrás encontrarlas a lo largo de todo el año en cualquier horno de la isla.

panades Mallorca

¿Dónde probarlos? Siguiendo la recomendación de los locales, descubrimos las panades de carne y sobrasada del tradicional Forn de la Pau (Carrer de la Pau, 12) y nos parecieron riquísimas.  También, en el Fornet de la Soca (Plaça de Weyler, 9), las elaboran diariamente en una amplia variedad de sabores. Llega pronto, antes de que se acaben tus favoritas.

Coca de patata:

Si visitas Mallorca tienes que parar en el bonito pueblo de Valldemossa y detenerte a su vez en la pastelería Ca’n Molinas a probar su coca de patata con una buena taza de chocolate caliente. Que el nombre no te confunda. Hablamos de un bollo muy esponjoso y ligero a pesar de lo contundente de los ingredientes con los que se elabora: patata, huevo, azúcar y manteca. Es como suena: una experiencia orgásmica. De hecho, (ojo, spoiler gastro-cinéfilo a continuación) tras mojar el dulce en el chocolate y llevármelo a la boca, me faltó muy poquito para hacer un Meg Ryan en Cuando Harry encontró a Sally.

Coca de patata

¿Dónde probarla? Lo dicho, en ningún lugar como en Ca’n Molinas (Via Blanquerna, 15).

¿Te has quedado satisfecho?

Espero que todavía tengas hueco para alguna recomendación más, porque esta guía para comer en Mallorca acaba de empezar.

¿Dónde comer en Mallorca?: Nuestras recomendaciones

Comer en Mallorca

El mejor desayuno del mundo: Sí, el mejor desayuno del mundo está en Mallorca. Si quieres saber dónde, tendrás que leer este post donde te contamos nuestra experiencia.

Cafe especialidad Mallorca

Si las mañanas y el café son tu especialidad (y perdición): Por suerte para nosotros, ya existen en Mallorca varios specialty coffee donde desayunar se convierte en el mejor momento del día. Este es uno de nuestros favoritos por su calidad, variedad y amabilidad. Aquí, apuestan por los productos de kilómero cero y trabajan el café de manera inmejorable. Para desayunar, tienen llongets clásicos y gourmets como su «Pagés», elaborado con sobrasada, queso semicurado, almendras y miel. También puedes optar por sus pamboli (una tostada 4,5€ o tres a elegir 12,50€) como el «Cabrito» con queso de cabra, nueces, cebolla caramelizada y mermelada de higos. Además, diariamente y de manera artesanal elaboran tartas, pasteles y briox para satisfacer a los más golosos. // ¿Dónde? Arabay Coffee (Carrer del Sindicat, 5, Palma)

Hora del aperitivo: Se definen a sí mismos como un local a la antigua usanza con corazón de vanguardia. A nosotros nos encanta su peculiar decoración, su buen ambiente, su vermut de grifo, sus gildas La Rosa (Anchoa + boquerón + piparra + aceituna + pimiento morrón) y sobre todo, su pincho de tortilla. Además, acompañan la bebida con unas patatas fritas condimentadas con salsa Espinaler. Es sorprendente cómo algo tan sencillo se convierte en glorioso con un simple aliño de vinagre de vino y especias. Ten en cuenta que si logras hacerte un hueco a la concurrida hora del aperitivo, te verás tentado a quedarte después a comer. En su carta, destacan como platos estrella el pulpo, las croquetas y, claro, las conservas. Además, si dejáis hueco para el postre, tendréis la oportunidad de saborear su versión de una de las tartas de queso más imitadas en todo el mundo, la de La Viña. // ¿Dónde? La Rosa Vermutería (Carrer de la Rosa, 5, Palma)

Fika Farina

Una pausa dulce: Muy cerca de la Plaza Mayor, no hace mucho que ha abierto esta pequeña panadería sueca que hace unos rollitos de canela espectaculares. También venden café, pan y otras piezas de repostería sueca como los bollos de cardamomo, las cuevas de frambuesa o las galletitas de mantequilla (småkakor). // ¿Dónde? Fika Farina (Carrer del Sindicat, 2, Palma)

Gust Santi Taura

Cocina de autor para todos los bolsillos: Todos los calificativos positivos que pueda utilizar para describir la gastronomía de este lugar se quedarían cortos.  En esta casa gustan de comer con las manos, mojar pan, compartir y jugar con el mejor producto mediterráneo y de temporada. Los sabores, los aromas y los recuerdos están debidamente cuidados en cada uno de los platos. Empieza a abrir el apetito con un delicioso vermut tinto con zumo de naranja y unas aceitunas picantes. Luego, pide lo que más te apetezca. Todo -TODO- merece la pena. Su carta es muy fresca, desenfadada y divertida desde los entrantes hasta los postres. No disponen de menú degustación pero si lo deseas, pueden personalizar uno a la medida de tus gustos y presupuesto. Si no logras decidirte, te ayudamos desvelándote nuestros imprescindibles: El mini bocata de calamares, el canelón de carnes asadas gratinado con queso trufado y el frit de barca con sepia. De postre, pide su Snickers, una curiosa versión de la famosa barrita de chocolate y mantequilla de cacahuete. // ¿Dónde? Gust by Santi Taura (Av. de s’Albufera, 8, Playa de Muro)

Variat Mallorca

¿Conoces el variat? A simple vista, el variat os puede parecer exactamente lo que es: un batiburrillo de tapas amontonadas sin criterio alguno en una cazuelita. Pero tratándose de uno de los platos más representativos de la gastronomía isleña, os sugerimos darle una oportunidad. Siguiendo las recomendaciones de los locales llegamos hasta esta bodega especializada en tapas, variats y cañas (Estrella Galicia, señores). El variado pequeño (3,45€) incluye buñuelos de pulpo, ensaladilla, merluza, calamares a la romana, pica-pica y verdura rebozada. Junto a un par de tapas de, por ejemplo, albóndigas con tomate y croquetas, habremos comido muy dignamente por poquísimo dinero. // ¿Dónde? Bodega La Rambla (Vía Roma, 6, Palma).

Comer en Mallorca - Es Rebost

Fast food al estilo mallorquín: Comida rápida, económica y local. Esta cadena de restaurantes con sabor mallorquín, se esfuerza por canalizar los sabores y tradiciones de Mallorca a través de cada bocado. Para ello, y siguiendo su filosofía “Mallorca Fast Slow-Food”, ofrece productos de proximidad y calidad proveniente de los mejores proveedores locales. Por ejemplo, su sobrasada es de Can Magí, sus llongets y ensaimadas de Ca Sa Camena y su queso de la finca de Son Vives. Es una buena opción para acercarte a la cocina local (coca de trampó, tumbet, burballes…) o probar una opción de comida rápida diferente. Sus hamburguesas con ingredientes 100% baleares como la sobrasada, el queso mahonés o el camaiot resultan una elección interesante. // ¿Dónde? Es Rebost (varias localizaciones)

Rosevelvet bakery

¡Hora de merendar! Es imposible pasar frente a su mostrador, repleto de tartas de todo tipo, y no «pecar» con alguno de los pasteles o postres en vaso que elaboran diariamente (también por encargo). Pero si eres más de salado, también disfrutarás de sus tostadas, sándwiches y bocadillos que podrás acompañar de un riquísimo café de especialidad, té o zumo. Hemos escuchado maravillas de su sandwich de pastrami con provolone, mostaza y pepinillos. // ¿Dónde? Rosevelvet Bakery (Carrer de la Missió, 15, Palma)

Bar España

Que empiece el tapeo: Lo que nos gusta una barra a tope de parroquianos y tapas de toda la vida… Esta bulliciosa bodega con gran variedad de pinchos y raciones te conquistará por su ambiente y su gran variedad de bocaditos a buen precio: huevos rotos, tortilla de patatas, croquetas, hamburguesitas… ¡No te pierdas su pincho de solomillo con foie y cebolla confitada! Ah, también tienen cervezas artesanas de Mallorca. // ¿Dónde? Bar España (Carrer de Can Escursac, 12, Palma)

Gastroteca Mauricio

Un gran menú de mercado: Se trata de un espacio gastronómico dentro del Mercado del Olivar con un menú del día sobresaliente y el respeto al producto como buque insignia. Sus platos se inspiran en una cocina tradicional de mercado, utilizando siempre la mejor materia prima, fresca y de temporada. El menú que os comento incluye 3 entrantes, un pescado, una carne y un postre y tiene un precio de 35€. Además, disponen de una carta con platos de entre 8€ y 22€ como el coulant de tortilla de patata confitada a la brasa o el lomo alto de cebón a la brasa con verduras y patata confitada. ¡Id con mucha hambre! // ¿Dónde?  Gastroteca Mauricio (Plaça de l’Olivar, 4)

Dulces de Convento Mallorca

Dulces celestiales: Las monjas del Convento de Santa Clara realizan de la manera más artesanal, natural y tradicional posible, unas pastas deliciosas que luego venden en su torno. Podemos dar fe de que los mantecados y las estrellas de chocolate (4€ cada cajita) son un verdadero manjar divino. Pero elaboran muchas otras especialidades 100% mallorquinas: crespells, roscats d’anis, coquets, roca d’ametlles, bombones… Difícil elección, lo sabemos. // ¿Dónde? Convento de Santa Clara (Carrer de Can Fonollar, 2)

Colmados y tiendas gourmet: Llévate a casa el sabor de Mallorca

Ya sabes lo que tienes que comer en Mallorca y dónde puedes hacerlo. Aunque, antes de marcharte, te gustaría probar alguna cosa más… Te has dado cuenta de que no has catado aún el licor de hierbas ni sus vinos. Y tu paladar se ha encariñado de los sabores de esta isla, como la sobrasada y el queso de las islas sin el que tus desayunos no serán lo mismo.

Pues no te preocupes que te hemos preparado un listado de tiendas gourmet y colmados en Palma donde adquirir todos los manjares típicos baleares que imagines y llevártelos a casa para que el ritmo no pare.

¿No son los souvenirs gastronómicos la forma más deliciosa de alargar un viaje?

Comer en Mallorca

  • Colmado de Santo Domingo (Carrer de Sant Domingo, 1)
  • Son Vivot (Plaça de la Porta Pintada, 1)
  • Coses Bones (Plaza Santa Eulalia, 1)
  • Mallorca Delicatessen (Plaça del Marquès del Palmer, 7)
  • La pajarita (Carrer de Sant Nicolau, 2,)

Como siempre, os dejamos el mapa con todas nuestras recomendaciones. Podéis seguirlas o saliros de ellas todo lo que queráis. Pero, por favor, si vuestro paladar foodie os lleva a algún lugar recomendable que aún no hemos fichado, compartid vuestra sabiduría gastronómica con nosotros en los comentarios. ¡Estamos deseando hacer nuevos descubrimientos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *