EUROPA,  FRANCIA

Les Grands Buffets en Narbona: Un viaje por lo mejor de la gastronomía francesa

Gastrónomos, golosos, glotones y amantes de la comida en general. Seguro que ya sabéis que en Narbona, al sur de Francia, se encuentra uno de los bufés más grandes -y dicen que de los mejores- de Europa. A lo mejor no habéis estado aún. Quizá no estéis seguros de si realmente merece la pena escaparse hasta allí solo para comer en Les Grands Buffets.

Yo creo que sí y os voy a contar por qué. ¿Preparados para un festín pantagruélico de tradición y calidad francesa? Pues ponte el babero -lo vas a necesitar- y continúa leyendo.

Les Grands Buffets en cifras. 

Antes de entrar en la parte divertida, me gustaría adelantaros algunos datos para que os hagáis una idea de la inmensidad de este lugar:

  • Los amantes del queso hallarán aquí su paraíso. Una colección de 45 quesos de todos los territorios de Francia se dan cita en Les Grands Buffets. También encontraréis 9 tipos de foie gras y más de 100 postres caseros. La mayoría son elaborados allí por sus pasteleros pero además, cuentan con una selección de dulces árabes y una amplia variedad de helados que adquieren a proveedores locales de confianza.
  • Para regar tanta comida, disponen de más de 70 vinos en copa o en botella, a precio de productor. Es decir, la botella servida en la mesa cuesta lo mismo que si se compra directamente en la bodega. Además, si te llevas a casa una caja de seis botellas, te obsequian con la que has degustado en la mesa.
  • Unos 110 empleados atienden a 300.000 clientes al año. Esto significa que cada día pueden llenar todos sus comedores con hasta 800 personas.
  • Les Grands Buffets abrió sus puertas en el año 1989. ¿Os imagináis las barrigas que han podido llenar desde entonces?

Sí, los números impresionan. Además, a pesar de que la teoría dicta lo contrario, os aseguro que en este caso la cantidad no está reñida con la calidad. Y para despejaros cualquier duda, os voy a contar mi reciente visita a este templo del buen manger. 

Báscula Les Grands Buffets
Aunque no te lo recomiendo, puedes pesarte en esta báscula a la entrada y a la salida. Así sabrás exactamente cuántos kilos de más te llevas para casa.

Experiencia en Les Grands Buffets de Narbona.

Tu primera vez en Les Grands Buffets, comenzará con una visita guiada por todas las áreas en las que se encuentra dividido el restaurante: los entrantes, el asador, los quesos, los postres y los vinos. Luego, pasarás a la mesa en la sala que hayas reservado:

  • La Sala Clape está situada en el interior del restaurante, cerca del bufé de entrantes, y es ideal para familias porque cuenta con una zona de juegos infantil insonorizada. También están disponibles dos comedores privados con una capacidad para diez y veinte comensales que pueden reservarse sin ningún coste adicional.
  • La Sala Corbières, cerca del asador, permite admirar una colección única de orfebrería antigua del siglo XVIII.
  • Y por último está el jardín (cerrado durante los meses fríos del año), donde poder admirar al atardecer los juegos de luces de la fuente y sus obras de arte.

Y es que visitar Les Grands Buffets es como adentrarte en un museo comestible, donde el arte traspasa los platos. Las paredes, el techo, las cocinas, casi cada rincón del restaurante y su jardín exterior albergan obras creadas expresamente para esta casa. Por ejemplo, en las terrazas, podrás ver esculturas en bronce de Foumban del artista Hervé Di Rosa y en el comedor, las luminarias realizadas con cubiertos antiguos de metal argentado, son obra del artesano José Estèves.

Les Grands Buffets

Una vez en la mesa, empezará el festín clásico a la francesa, una experiencia que en realidad va mucho más allá de la comida: manteles de tela, servilletas bordadas, mantequilla casera servida en la mesa... todo está cuidado al máximo para que los comensales se sientan a gusto.

Es hora de elegir el vino -lo mejor es que os dejéis asesorar, recordad que tienen más de 70 variedades- y empecéis la incursión. O la excursión.

¿Me acompañáis?

  • Comencemos por los entrantes: embutidos, jamón, verduras, ensaladas y huevos ecológicos… Cuidado con las cantidades, que el festín empieza fuerte.

Jamones Les Grands Buffets

  • Seguidamente pasaremos con la boca abierta ante la espectacular cascada de bogavantes que preside Le Plateau Royal, una selección de mariscos  como ostras, gambas, langostinos o cangrejo y 6 variedades de salmón de Noruega (fumado, marinado al eneldo, en mousse…)

Cascada Bogavantes - Les Grands Buffets

  • Empieza por la F de felicidad, se pronuncia con las letras que faltan y en Les Grands Buffets se sirve de casi todas las maneras posibles. ¿Sabéis de qué estoy hablando? Del Foie Gras, por supuesto. Aquí lo encontrarás natural, a la sal, a la pimienta, al pimiento picante vasco, al muscat de Rivesaltes o en crema quemada. Para acompañar, tenéis varias mermeladas y gelatinas (os recomiendo especialmente la de cebolla). Y si lo prefieres a la plancha en escalope o destacando sobre su tournedos, encontrarás estas opciones en el asador.

Foie - Les Grands Buffets

  • Muchos esperan al final de la comida para cerrarla con una buena tabla de quesos. Otros, tras contemplar una colección tan vertiginosa, no pueden esperar. Camembert, Saint Nectaire, Comté, Salers, Cantal, Laguiole, Morbier, Reblochon, Brie, Gorgonzola, Parmesano… Y no olvidéis los panes artesanos (de nueces, sésamo o espelta, por ejemplo). Si tuviera que recomendaros solo uno de todos los que probé -y fueron unos pocos- me quedaría con un holandés, el gouda mille jours. Menos mal que no tenéis que elegir y podéis volver una docena de veces más para intentar probarlos todos.

Quesos

  • Luego nos acercamos a La Rôtisserie para continuar con los platos fuertes. Se trata de un asador panorámico donde los platos se cocinan al momento y al gusto del comensal. El listado de opciones es amplio, e incluye sugerencias tan apetecibles como  el bogavante a la americana, los caracoles de Bourgogne, el Cassoulet, el Steak Tartar de Buey o de Caballo o el filete de dorada a la Royal. Además, muy cerca de La Rôtisserie encontraréis varias bandejas con otros muchos platos de cocina tradicional francesa. Y entre todos ellos, quiero destacar el ratatouille. ¡Está delicioso!

Asador Les Grands Buffets

  • Por último, espero que hayáis dejado hueco para el postre, porque en Les Grands Buffets tienen más de 100 pasteles caseros confeccionados por sus pasteleros y una selección de dulces árabes y helados provenientes de provedores locales de confianza. ¿Crees que te resultará imposible elegir? Como estamos en Francia, yo te recomendaría no marcharte sin probar los éclairs y los macarons. Y si te gusta el chocolate, gozarás con la tarta Royal y la impresionante fuente de chocolate que preside esta sección. Además, os recomiendo mi postre preferido del bufé, la tarta tatin con manzanas al horno. ¡Está para llorar de gusto!

Postres Les Grands Buffets

  • Para la degustación de los postres, la casa os ofrecerá Cartaghene, un vino dulce -conjunto de mosto de uva y aguardiente de vino de la región- para que finalicéis la comida con el mejor sabor de boca posible.

Dulces - Les Grands Buffets

¿Habéis disfrutado del banquete? Entonces, llega la hora de “la dolorosa”. Que no lo es tanto, porque el precio por este festín es de solo 35,90 euros. Además, los niños de 6 a 10 años, pagan la mitad -es decir 17,90- y los menores de 5 años comen gratis.

Consejos para disfrutar al máximo de Les Grands Buffets.

Aunque dicen que con la comida no se juega, yo no puedo dejar de ver esta experiencia como un juego. Un juego de olores y sabores en el que los adultos vuelven a ser niños y todos, grandes y pequeños, ganan. ¿El premio? Toneladas de diversión y algún kilo de más.

Les Grands Buffets

Pero para disfrutar al máximo de este juego, como en todos, hay ciertas reglas que debes tener en cuenta:

➢ Reserva con antelación: El restaurante abre todos los días y puedes reservar tu mesa en su página web hasta un año antes de tu visita. ¡No lo dejes para el último momento!

➢ Llega pronto (unos 10 o 15 minutos antes de la hora de la reserva) y con hambre: Ten en cuenta que en el servicio de mediodía, el restaurante cierra sus puertas a las 16:00 y los fines de semana, vacaciones escolares de verano y días festivos, a las 16:15. En el servicio de noche, el restaurante cierra a las 24:00. Para disfrutar con tranquilidad de la comida, te recomiendo que reserves un mínimo de 2 horas para esta experiencia. Mientras más, mejor.  Piensa que es posible que tengas que esperar algunos minutos en la cola cuando llegues.

➢ Si estás pensando en celebrar tu cumpleaños aquí, deja constancia de ello al hacer tu reserva. ¡Ese día te llevarán una sorpresa a la mesa!

➢ Déjate aconsejar para no abrumarte por la oferta: En Les Grands Buffets todo supone una tentación. Todo parece novedoso, colorido, sabroso, apetitoso. Es normal que te cueste elegir. Por eso, lo mejor es que comentes tus gustos con los chefs y maestros gourmets de cada especialidad y les pidas recomendaciones. Estarán encantados de ayudarte para que disfrutes al máximo de tu experiencia.

➢ Coge solo aquello que creas que vas a consumir. No desperdiciemos nada, por favor.

➢ Regresa cuando puedas. No saldrás con hambre, lo que nunca saciarás serán las ganas de volver una y otra vez para poder probarlo todo. Además, estoy segura de que las próximas experiencias la disfrutarás aún más que la primera.

 

Este artículo ha sido posible gracias a la colaboración de Les Grands Buffets y Tryptic Comunicació. Todas las opiniones vertidas en este blog son independientes y están basadas en nuestra percepción real sobre los servicios de esta empresa.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *