cafeterías de especialidad
ESPAÑA,  MADRID

12 (+1) desayunos perfectos en Madrid para amantes del buen café

Gracias a Bistrea (diosa griega del café), en Madrid existen cada vez más templos dedicados a esta deliciosa bebida. Lugares con personalidad, cafeterías de especialidad, que aman el café por encima de todas las cosas. Un elixir que apetece a cualquier hora pero que, por encima de todo, no debe faltar en la mesa a la hora del desayuno.

En este artículo, vamos compartir contigo los mejores cafés de Madrid para empezar el día de la manera más especial posible. Toma nota, porque la comida más importante del día no se puede hacer de cualquier manera.

No se trata de un ranking, el orden es puramente aleatorio. 

cientotreintagrados - cafeterías de especialidad

Cientotreinta grados: 

Cafetería, obrador de pan, paraíso y perdición de paladares golosos. ¡Cómo puede caber tanto en un espacio tan pequeño! No hay mesas, solo una pequeña barra y un mostrador repleto de dulces: cruasanes, bizcochos, caracolas, brioches, galletes… y por supuesto mucha miga procedente de sus panes ecológicos. Todos sus productos son artesanales y se elaboran con materia prima de pequeños productores locales.

Su café es de especialidad y tostado por ellos mismos. Muy rico, sin excesivas florituras y servido con leche fresca de la sierra de Madrid.

Cientotreinta grados es de esos lugares que pruebas y sabes que repetirás. Por eso, la primera vez que vayas no te marches sin pedir su tarjeta de fidelidad. El décimo café corre por cuenta de la casa.

El desayuno que os muestro consistió en un café con leche y un delicioso monkey bread (pan de plátano con nueces) jugoso y contundente. No puedo decir que me quedara con hambre, pero después de contemplar en su vitrina unos cruasanes muy hermosos (en tamaño y en vistosidad), tuve que pedir uno para llevar. Y cuánto me alegro porque era de los buenos de verdad. Tierno por dentro y crujiente por fuera. No llegó entero a casa…

Por cierto, también es mi lugar favorito para comprar el pan.

El desayuno: Café con leche + Monkey Bread + Cruasán = 5 euros

Waycup Specialty Coffee

Waycup Specialty Coffee:

En el barrio de Salamanca se encuentra este templo de peregrinación cafetera del pianista, escritor y amante de Madrid, James Rhodes. Un señor con muy buen gusto.

Su café es delicioso, uno de los mejores que he probado. Y no necesita ningún tipo de endulzante, natural o artificial. Lo sirven con leche fresca, de soja o semidesnatada y utilizan distintas variedades según la bebida que preparen (Colombia, Etiopía, México…).

Pero no solo la materia prima es buena. Las manos -los baristas- que sirven el café son excepcionales. Preparan cada pedido con dedicación, esmero y buen humor, incluso los lunes por la mañana. Si todos los desayunos empezaran así, con más sonrisas y menos azúcar, no habría día malo.

Para acompañar, hay cookies caseras como la de red velvet, la de matcha con chocolate blanco o la de mantequilla de cacahuete. Y tienen la amabilidad de servírtelas calentitas. ¿Prefieres un desayuno más clásico? También puedes pedir cruasanes y molletes tostados con tomate y aceite de oliva.

El desayuno: Latte y cookie de red velvet = 4,5 euros

La Colectiva Café cafeterías de especialidad

La Colectiva café:

¿Sabes esos lugares cálidos y confortables, donde podrías pasarte horas leyendo, planificando y dejando que tu cabeza vuele? Pues La Colectiva Café es uno de ellos.

También cuentan con un workplace en la planta baja para trabajar y estudiar con tu ordenador, acompañado de una buena taza de café. Y wifi, por supuesto.

Toda su carta es vegana y el único producto animal que sirven es la leche. Sus tartas, galletas, muffins y bizcochos tienen una pinta estupenda pero también sus opciones saladas. Tostadas de tomate, aguacate, hummus… seguro que te costará elegir. Yo tengo pendiente volver para probar la tarta de manzanas dulces y canela porque, aunque ha pasado bastante tiempo desde mi última visita, todavía no he logrado borrar de mi mente su pinta exquisita.

Como me gusta probar de todo pero en el fondo soy una clásica fanática del pan con tomate, eso fue lo que pedí para desayunar. Las tostadas, con pan de cereales, eran demasiado finas para mí gusto aunque estaban deliciosas. Y de postre -¿por qué no cerraremos todos los desayunos con un postre?- no pude resistirme a probar su mini lemon pie, que realizan con merengue 100% vegetal procedente del agua resultante del hervor de las legumbres de algunos de sus platos del día. Para chuparse los dedos.

El desayuno: Iced Latte, tostada con tomate y mini lemon pie = 8 euros

In caffeine

In Caffeine:

Las buenas ideas empiezas con un brainstorming. Las grandes ideas empiezan con un café. Café y tostadas. Es todo lo que necesita mi cerebro para funcionar por las mañanas.

Su flat white es intenso y dulce -sin azúcar ni edulcorantes artificiales-, servido con amor y con arte. Toda una ceremonia que puedes ver por ti mismo porque Jeka, el barista, preparará lo que pidas a tu gusto y en frente de ti.

Para acompañar el café, puedes elegir entre una amplia variedad de tostadas con aguacate, hummus, yogur, salmón, tomate, queso feta… los ingredientes cambian según el día. También suelen hornear bizcochos y demás repostería. El día que fui a desayunar, estaban sacando uno riquísimo de manzana y canela que tuvieron el detalle de dejarme probar.

El desayuno: Flat white y Tostada de aguacate y perlas de queso de cabra = 5,30 euros

Urbano Specialty Coffee

Urbano Specialty Coffee:

¿Eres de dulce o de salado? No importa. En Urbano Specialty Coffee está todo delicioso. El café de especialidad, por supuesto, pero también sus tostadas y su repostería orgánica donde también podrás encontrar opciones veganas.

Su atmósfera cálida y la decoración vintage que desprende cierta magia, lo convierten en un lugar al que podrías llevar a tu madre -o incluso a tu abuela-. De hecho, es ideal para aquellos que se sienten intimidados o desconfíen a la hora de probar algo diferente.

Me declaro fan incondicional de su tostada de aguacate, ricotta y fresas que se acompaña de limón y sal rosa del himalaya. Para ponerle un piso en Malasaña, por lo menos. Sus bizcochos también merecen la pena. Son contundentes, esponjosos y con el punto justo de dulzor.

Aunque he venido a desayunar varias veces, me quedan unas cuantas razones muy golosas para repetir. Y es que aún no he probado sus tartas, ni sus muffins, ni sus açai bowls y tienen una pinta deliciosa.   

El desayuno: Latte grande y tostada de aguacate, ricota y fresas = 6,30 euros

Rebel Café

Rebel Café:

Este agradable lugar existe para hacernos comprender que es posible servir muy buen café sin postureos, sin estridencias, sin complejos de superioridad.

Sirven el café acompañado de una pequeña pasta de té y, aunque creo que no lo necesita, puedes endulzarlo sin que nadie te mire mal por ello. Hay azúcar blanco, azúcar moreno y sacarina en todas las mesas. Si además tienes el día particularmente goloso, querrás darte el capricho con un capuccino de avellana o un frappe latte de chocolate blanco.

Por supuesto, también tienen cafés de filtro y una carta muy extensa con todas las bebidas elaboradas con café que se te puedan ocurrir: cortado, con leche, latte, flat white, bombón, mocca, latte macchiato, espresso tonic…

¡Y qué bien huele esta cafetería! A repostería de la buena. Además del café, su mayor reclamo es la tarta de zanahoria. Muy ligera, de sabor suave. La crema de queso es de las que te hacen suspirar. 

El desayuno: Capuccino y tarta de zanahoria = 6,70 euros

Religion Specialty Coffee

Religion Specialty Coffee:

Si amas el café sobre todas las cosas, querrás convertirte en un fiel seguidor de Religion Specialty Coffee. Deberás cumplir algunos mandamientos como el de «no volverás a tomar café soluble o con azúcar», pero merecerá la pena.

Esta cafetería de culto se hizo célebre en las redes sociales gracias a su fotogénico Blue Latte. Un café descafeinado y azul, elaborado con espirulina y leche de coco al que se le atribuyen infinidad de propiedades antioxidantes y desintoxicantes. Y está bueno, sí. Pero no sabe a café.

Cuando vengas, puedes optar por su desayuno más contundente e «instagrameable», como el que yo elegí (un porridge de avena y quinoa con plátano, leche de almendras, sirope de arce, semillas y fruta deshidratada) o elegir la opción clásica y económica: la tostada o el cruasán con mantequilla y mermelada, acompañado de un -muy buen- café con leche. 

El desayuno: Sweet Bowl y Blue Latte = 11,50 euros

cafelito Madrid

Cafelito: 

Lo mío con este lugar fue amor al primer sorbo. Concretamente, al primer sorbo de capuccino de coco. Y los detalles, que en el fondo lo son todo: la cuidada presentación de las bebidas, la botellita de agua infusionada, el mobiliario vintage, la tarjeta de fidelización…

Además, aquí se desayuna rico y abundante. Con café molido al momento y emulsionado con diferentes especias (gengibre, canela, nuez moscada, cardamomo…). Sus «cafelitos» son originales como ninguno. 

Como tengo la gran suerte de trabajar muy cerca, los días que me siento especialmente dulce, cambio el postre de la comida por alguna de sus muchas variedades de capuccino: avellana, vainilla, chocolate… Mi preferido, por el momento, sigue siendo el de coco. También me han comentado que tengo que probar «el campesino», con canela, panela y miel. ¡Y lo estoy deseando!

El desayuno: Tostadas con tomate y capuccino de coco = 3,30 euros 

Plenti

Plenti:

De Plenti sales con la barriga llena y el corazón contento. Es un remanso de paz -y buenos alimentos- donde sirven un café excelente y una comida reconfortante.

Su carta es variada pero no demasiado extensa, y su oferta de desayunos es sana y divertida. Podéis escoger entre tostadas, cereales, huevos a la cazuela, quiches, bollería casera y el plato estrella, sus open sandwiches o smørrebrød. Este manjar danés -para los que amamos el pan fuerte y un poco amargo- consiste en una rebanada de pan negro y sobre ella, la mezcla de ingredientes fríos que queramos. Por ejemplo, hummus, feta, pasas, semillas y perejil o mi combinación favorita, guacamole, cherry, cebolleta, kikos y yogurt. ¡El toque de los kikos es brutal!

Y si vienes con mucha hambre, puedes crearte tú mismo un brunch muy contundente por 10 euros (es el precio de un café con leche, un zumo de naranja natural, un smørrebrød y un trozo de bizcocho). Os aseguro que saldréis rodando.

El desayuno: Café con leche y smørrebrød = 6,5 euros

Mamúa

Mamúa:

Leche fresca y opciones vegetales -soja, avena y arroz-, cafe del bueno, tostas de pan orgánico en dados y repostería artesana en la castiza plaza del Cascorro. ¿Se puede pedir más? Pide, pide, que lo tienen todo: Terraza, un buen hilo musical, pizzas y cerveza artesana por si se alarga el desayuno o te apetece venir a tomar algo después de un domingo de Rastro.

Para desayunar os recomiendo alguno de sus apetecibles combos de desayuno por 2,90 euros (café o té  +  tosta de tomate, tosta dulce, cruasán o bizcocho) que puedes completar con zumo de naranja.

¿Con ganas de innovar un poco ? Pide la tosta de aguacate con tomate y semillas de chía, la ibérica con paleta, tomate de la huerta y orégano o la de pesto de aguacate, queso de cabra, pera y chía. ¿Tienes mucha hambre? Prueba sus panebol: boles con pan en dados, aguacate, rúcula, huevo poché y otros ingredientes que varían según la opción que escojas. Yo he probado su Panebol Tierra con carne mechada y salsa mamúa. Y está muy rico. Su brunch, por 11 euros, tampoco tiene desperdicio. 

Las malas lenguas -o los buenos paladares- aseguran que también merece la pena venir a merendar su tarta de zanahoria. ¿Quién se viene a comprobarlo?

El desayuno: Latte, Zumo de naranja, Panebol Tierra, Yogur con frutas y cereales, Bizcocho de limón = 11 euros

Pum Pum Café

Pum Pum Café:

Pum Pum Café es moderno, informal y multicultural. Claro que estando en Lavapiés, la diversidad de colores, sabores y olores se da por sentado. Su oferta es vegetariana (también cuentan con opciones veganas y sin gluten) y los ingredientes que utilizan son, prácticamente en su totalidad, ecológicos y/o orgánicos.

Es un sitio para desayunar con calma, porque suele estar bastante concurrido y todos los platos se preparan al momento. Merece la pena tener paciencia.

Sirven café de kilómetro cero, de pequeños proveedores locales, como su leche procedente de la sierra madrileña. Y además de expreso, latte y cafés de filtro ofrecen algunas bebidas especiales como su tribulatte, hecho con cardamomo. En el apartado dulce destacan su bizcocho de zanahoria con granola -y el mascarpone por separado- y su mousse de chocolate con pistachos.

Además, su brunch es uno de los más económicos de Madrid. Por 10 euros incluye café o té, yogur con granola, zumo de naranja, una medialuna y su Benedict Pum Pum.

El desayuno: Latte y tostada beneddict: 7,5 euros

Aroma & Bread Madrid

Aroma & Bread:

Este rinconcito cerca del metro de Tribunal está preparado para recibirte con café de especialidad tostado de manera artesana, repostería casera, molletes y tostadas -dulces o saladas- con pan de harina ecológica y masa madre del Obrador de San Francisco.

A la hora del desayuno, de la merienda o en cualquier momento que pases por la puerta de Aroma & Bread recuerda estas tres palabras: Tartaza de quesazo. Dulce, de textura cremosa y base de galleta, sin ningún tipo de acompañamiento: ni mermelada, ni salsa, ni crema, ni helado, ni frutas, ni nata. ¡Qué poquito me gusta que bañen las tartas con nata! Delicada y sabrosa, se basta y se sobra para convertirse en una de las mejores tartas de queso de Madrid.

Puedes acompañarlo de un Pink Latte -café, leche y remolacha-, una bebida que además de ser bonita tiene muchas propiedades diuréticas, ayuda a reducir la presión arterial, a mejorar la circulación y es ideal para la recuperación muscular tras el deporte. Aunque mi opción preferida para maridar su deliciosa tarta, es el Flat White.

El desayuno: Flat White + Tarta de queso = 6,50 euros

Santa Eulalia - cafeterías de especialidad

Santa Eulalia:

El café de alta calidad no se puede acompañar de pastelería mediocre. Y es que, cada vez más, estamos aprendiendo a apreciar los métodos tradicionales. A exigir calidad y buenos productos.

Santa Eulalia es una pastelería, panadería, cafetería y tienda especializada en repostería francesa y pan de calidad.  Todo lo elaboran con harinas ecológicas, recién molidas, amasado lento y larga fermentación. Vamos, que el buen desayuno está garantizado.

Sus cruasanes son su mayor reclamo, pero lo que a mi corazoncito desayunófilo le pierde de verdad aquí, son las tostadas con tomate. ¡Qué pedazo de pan! En todos los sentidos: tamaño y sabor.

El café, sobra decirlo, es excelente. Y cuenta con opciones de café de origen de temporada, que puedes acompañar por un pequeño suplemento de leche de soja o leche sin lactosa.

El desayuno: Cafe con leche y tostadas con tomate = 5,40 euros

Otros lugares en Madrid donde el café sabe a café y el desayuno a lo que más te guste:

  • Hola Coffee (Calle del Dr. Fourquet, 33)
  • 1000 Cups (Glorieta de Quevedo, 5)
  • Toma Café y Toma Café 2 (Calle de la Palma, 49 y Sta Feliciana, 5)
  • Boconó (Calle de Embajadores, 3)
  • Ruda Café (Calle de la Ruda, 11)
  • Monkee Coffee (Calle de Vallehermoso, 112)
  • Bianchi Kiosko Caffé (Calle de San Joaquín, 9)
  • Plántate Café (Calle del Mesón de Paredes, 28)

¿Conoces más cafeterías de especialidad en Madrid donde desayunar sea un placer? ¡Chívanos tus descubrimientos! Queremos actualizar la lista periódicamente con nuevos cafés.

Mapa de cafeterías de especialidad en Madrid

Si nos sigues en Instagram, podrás ver muchos más desayunos increíbles de Madrid y del mundo.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *