Qué ver en A Coruña en dos días: Nuestro road trip gallego
16069
post-template-default,single,single-post,postid-16069,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive

Ruta en coche por Galicia: A Coruña. Días 1 y 2.

A Coruña

Ruta en coche por Galicia: A Coruña. Días 1 y 2.

Dos días en A Coruña

Nuestro road trip gallego comenzó temprano. A las 6 de la mañana salimos de Madrid rumbo a nuestra primera parada: A Coruña.

Nos quedaríamos durante dos noches, tiempo suficiente -pensamos- para conocer los rincones más memorables de esta ciudad gallega y escaparnos al pueblo de Betanzos a probar su famosa tortilla.

Finalmente, no podemos decir que nos supo a poco, pero sí que nos quedamos con ganas de más. ¡A Coruña tiene mucho que ofrecer!!

¿Queréis saber dónde dimos nuestros primeros pasos en Galicia?

Itinerario / Plan de viaje

Como nos esperaban más de 5 horas y media de viaje hasta A Coruña el sábado decidimos madrugar y levantarnos cuando el cielo era negro y la luna aún brillaba. De este modo evitábamos el tráfico y llegaríamos a nuestro destino justo a tiempo para la hora del tapeo. Solo íbamos a estar en la ciudad el fin de semana y no queríamos saltarnos ni una comida.

Aunque alguna sí que nos perdimos al final… Seguid leyendo.

Día 1

A las 12:30 llegamos a la Pensión Roma, nuestro alojamiento por dos noches. El hostal se encuentra en pleno centro de A Coruña, a unos 5 minutos a pie del Paseo Marítimo y a dos pasos de la calle de los vinos que no es una calle, sino varias (Olmos, Estrella, Galera…) donde se concentran los bares, tabernas, restaurantes y bodegas más frecuentados de la ciudad.

La atención fue estupenda -¡qué riquiños son todos los gallegos!-, la habitación era amplia, estaba limpia, y por las noches no escuchamos ni un ruido a pesar de ser fin de semana y estar en una zona con mucho ambiente. Por 45 euros la noche no se puede pedir más.

Así que tras dejar el coche en el parking que tienen concertado (10€/24h de septiembre a junio) y dejar las maletas en el cuarto, nos fuimos directos a tapear.

La primera parada la hicimos en La Bombilla (Rúa Galera, 7), uno de los bares más famosos entre los coruñeses. Leímos que solía llenarse con facilidad pero nosotros no tuvimos ningún problema en hacernos un hueco en la barra. Es un lugar con mucho encanto, un bar con solera que utiliza como servilleteros los botes de ColaCao.

Pedimos una caña de Estrella Galicia -la primera de muchas en este viaje- y un pincho de su famosa tortilla. Nos pusieron una tapa rica y generosa. También probamos el croquetón y los calamares. Todo (3 cañas y 3 tapas) por 8 euros. Acertamos.

La Bombilla

Después nos dirigimos a Os Tigres Rabiosos (Rúa Torreiro 6) para pedir sus célebres -y picantes, ojo- mejillones tigre. Dos cervezas y dos tapas, 7 euros.

Os Tigres Rabiosos

Para finalizar nuestra ruta de tapeo elegimos Vita-k (Rúa Galera 13), por ser el lugar que más lleno estaba. Eso siempre es buena señal. Pedimos dos copas de albariño y un único pincho de pollo porque ya estábamos bastante llenos. Hay una gran variedad para elegir y cuestan 1,1 euro. En este lugar observamos por primera vez la tradición -o moda turística- de colocar monedas en las paredes de piedra de los bares clásicos de Galicia, sobre todo en Santiago.

Nosotros también dejamos nuestro céntimo.

Vino

Monedas

Tras la siesta, comenzamos la ruta turística. Empezamos nuestro paseo por La Rosaleda y los Jardines de Méndez Núñez donde vimos un calendario y reloj floral, varios monumentos (a Concepción Arenal, a Emilia Pardo Bazán, a Manuel Murgía…), un palco de la música y curiosos edificios como el Kiosko Alfonso o la Atalaya.

Jardín

Continuamos nuestro camino por el paseo marítimo más largo de Europa hasta llegar al Castillo de San Antón, que es Museo Arqueológico. La entrada cuesta 2 euros aunque es gratuita todos los sábados.

El museo se asienta en una antigua fortaleza del siglo XVI y cuenta con una amplia colección de piezas históricas relacionadas con el castillo y con Galicia. Pero por lo que sin duda merece la pena visitar este edificio es por las vistas del puerto y el paisaje marítimo de A Coruña.

coruna3

coruna4

De aquí nos fuimos hasta la Cidade Vella, ciudad vieja o casco antiguo de A Coruña.

Pasamos por la Iglesia de Santo Domingo, el Museo Militar, el Jardín de San Carlos -aquí se encuentra el Monumento al General Sir John Moore-, la Plaza de Santa Bárbara, la Casa Museo de María Pita, el Museo de Arte Sacro, la Iglesia de Santiago y la Casa Museo Emilia Pardo Bazán.

Llegamos a la plaza mayor, el corazón de la ciudad: la Plaza de María Pita. Esta recibe su nombre de la heroína coruñesa por excelencia que destacó en la lucha contra la ocupación inglesa de la ciudad en 1589. Tras ver morir a su marido en combate, María Pita cogió una pica y abatió al alférez inglés que, bandera en mano, se disponía a coronar la cima de la muralla que protegía la ciudad vieja. Entonces pronunció su conocida frase: “Quien tenga honra, que me siga”. Ese grito, inició una leyenda.

Plaza María Pita

Desde aquí podemos dirigirnos a la Iglesia de San Xurxo, San Nicolás y al Museo de Bellas Artes (gratuito los sábados por la tarde).

¿Y para cenar? Volvemos a la calle de los vinos.

O Lagar da Estrella: Nuestra mejor cena en Galicia

Después de tanto andar ya tenemos hambre de nuevo. Cenamos en O Lagar da Estrella (Rúa Estrella 14-16), un local de cocina moderna, hecha con cariño y productos de calidad de la tierra. No podemos decir que hayamos comido mal en Galicia, todo lo contrario, pero quizá esta haya sido nuestra mejor experiencia gastronómica por estas tierras. Si vais, acordaos de reservar.

Cenamos su renombrado y delicioso bocadillo de churrasKO en pan bao, una tosta de sardina ahumada y fuera de carta una riquísima caballa marinada. Todo para chuparse los dedos. De postre, es casi obligatorio pedir su famoso falso tomate relleno de vainilla y fruta de la pasión. Acompañado de un pan espectacular (¡qué panes hay en Galicia!) y una botella de Godello, la cuenta ascendió a 47 euros. Nos pareció un precio irrisorio para lo bien que comimos. En Madrid, una cena como esa en un restaurante del mismo estilo fácilmente nos podría haber costado el doble.

Volveremos. Por supuesto que volveremos.

O Lagar da Estrella

Día 2

Este día teníamos pensado acercarnos al pueblo de Betanzos, que se encuentra a una media hora de A Coruña, para probar su famosa tortilla y visitar su centro histórico.

Aprovechando que teníamos que sacar el coche del garaje decidimos acercarnos al Monte San Pedro para tomar algunas fotos. Y nos enamoramos.

San Pedro

No es que os lo recomendemos, es que tenéis que ir sí o también. Es el mejor mirador de la ciudad -y probablemente uno de los mejores de Galicia-. Desde aquí tendréis unas vistas panorámicas maravillosas del Faro de Hércules y todo el puerto. Además encontraréis inmensos cañones por todo el parque, una cúpula/mirador de acceso gratuito y un ascensor panorámico.
Monte San Pedro

Luego pusimos rumbo a Betanzos pero en cuanto llegamos al pueblo, Gaspar empezó a encontrarse mal y tuvimos que volver al hostal para que descansara, por lo que nos quedamos sin ver el sitio y sin tortilla. ¡Lo que sí tenemos ahora es una excusa para volver!

Y para finalizar nuestra estancia en A Coruña dimos un paseo hasta la Torre de Hércules. Como Gaspar ya se encontraba mejor pudimos subir y contemplar la panorámica mientras el viento salado nos despeinaba: La rosa de los vientos, el paseo marítimo y las olas del Atlántico rompiendo contra las rocas. Fue una despedida por todo lo alto.

Torre Hércules

¿Y ahora? La Costa da Morte nos espera…

 

Si queréis ver más fotos de nuestro viaje, seguidnos en las redes sociales y buscad el hashtag #Galicialgueando.

 

 

 

 

 

 

ALBA PÉREZ
conalgasenlamaleta@gmail.com
1Comentario
  • Kisacar
    Escrito a las 00:00h, 18 noviembre Responder

    Fenomenal, te lo comparto

Escriba un comentario