Disfrutando Salamanca con los 5 sentidos
15710
post-template-default,single,single-post,postid-15710,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive

Disfrutando Salamanca con los 5 sentidos

Salamanca

Disfrutando Salamanca con los 5 sentidos

¿Por qué visitar Salamanca?

Salamanca es una urbe de placeres. Placeres para todos los gustos. Si te apasiona la arquitectura, la historia, la música o la gastronomía, esta ciudad será una fiesta para tus sentidos.

VISTA

¿Qué ver en Salamanca?

Probablemente sea una de las ciudades más bonitas de España y con mayor riqueza monumental, así que en lugar de enumerar una lista infinita de lugares imprescindibles os animamos a que los descubráis vosotros mismos a pie, despacio y con la cabeza bien alta -puede que os duela el cuello de tanto mirar hacia arriba-.

Buscad la famosa rana en la fachada de la Universidadsubid al cielo de Salamanca en el Patio de Escuelas Menores, disfrutad de las imponentes Catedrales (sí, Salamanca tiene dos: la Vieja y la Nueva, y se visitan conjuntamente), contemplad la original Casa de las Conchas…

Y preparad la cámara. Estáis es una ciudad realmente fotogénica.

OLFATO

En Salamanca se respira historia, juventud, cultura y sabiduría. La ciudad es un  verdadero museo al aire libre.

Aunque dejando a un lado las metáforas, a mí Salamanca sobre todo me huele a hornazo. Se trata de una especie de empanada muy contundente típica del Lunes de aguas (ocho días después de Pascua) aunque puede encontrarse en las panaderías durante todo el año. Suele estar rellena de chorizo, salchichón, jamón, lomo de cerdo y huevo.

Sí, está tan deliciosa y engorda tanto como parece.

OÍDO

Salamanca es una ciudad de cuento. Si sabes escuchar, sus edificios te transportarán a historias y leyendas mágicas. En sus calles encontrarás claras referencias a clásicos como El Quijote, El lazarillo de Tormes o La Celestina. Incluso puedes pasear por el huerto de Calixto y Melibea y quizás oír a la joven llorar por la muerte de su amado.

Huerto de Calixto y Melibea

Pero olvidemos por un momento los cuentos para dormir porque paradójicamente, al caer la noche Salamanca se despierta. Como sabréis, es una ciudad eminentemente universitaria. Siempre hay bullicio y fiesta.

De nuevo, agudizad el oído y seguid a la gente. La Plaza Mayor es el corazón de la ciudad y a su alrededor se congregan las principales zonas de marcha. Allí también se encuentra el Café Novelty, con más de 100 años de historia. Aquí se reunían importantes escritores como Miguel de Unamuno o Torrente Ballester. Y poned bien el oído en la siguiente curiosidad: en este local nació Radio Nacional en 1936.

¡Ah! Y Salamanaca también es música.

TACTO

Toca Descubrir, Toca Desconectar, Toca Saborear, Toca Disfrutar y Toca Dejarse Llevar.

GUSTO

Y dejamos lo mejor para el final. Hemos comprobado que en las ciudades universitarias se tapea siempre bastante bien y Salamanca no es la excepción. En la calle de bares más famosa de la ciudad, Van Dyck, podéis llenar el estómago a muy buen precio en lugares como Rufo’s, donde tenéis que pedir las rufadas -bocadillos de pan redondo con distintos rellenos- o Don Cochinillo -¿adivináis cuál es la tapa típica de este local?-. Multitud de bares se congregan en esta zona cuya única pega es que se encuentra un poco alejada del centro turístico. De todos modos, en nuestra escapada comprobamos que en los alrededores de la Plaza Mayor también puede tapearse sensacionalmente bien.

No anotamos los lugares en los que estuvimos 🙁 así que tendremos que volver para traeros más recomendaciones… O podéis dejarnos las vuestras en los comentarios. ¡Dadnos alguna excusa para ir de nuevo!

 

ALBA PÉREZ
conalgasenlamaleta@gmail.com
Sin comentarios

Escriba un comentario