¿Por qué Cangas de Onís es el destino rural perfecto?
16181
post-template-default,single,single-post,postid-16181,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive

¿Por qué Cangas de Onís es el destino rural perfecto?

Cangas de Onís

¿Por qué Cangas de Onís es el destino rural perfecto?

Llega el fin de semana y quieres escapar. Necesitas huir de las prisas y la contaminación, recuperar el contacto con la naturaleza. Pues Cangas de Onís es tu destino.

Los días que hemos pasado en esta pequeña y encantadora ciudad asturiana nos confirmaron que no solo nos gusta el turismo rural sino que además, lo necesitamos de vez en cuando. El silencio, poder dormir del tirón, el olor del campo… ¡Y qué mejor que en Asturias y en otoño!

Lo mejor de Cangas de Onís

  • Es un destino encantador y manejable, perfectamente abarcable en un fin de semana pero con mucho que ofrecer. Recorriendo su casco urbano podréis descubrir maravillas históricas y arquitectónicas como su famoso Puente Romano sobre el río Sella; la Ermita de la Santa Cruz, que alberga un dolmen de unos 6000 años de antigüedad; la Capilla de San Antonio, patrón de la ciudad; o la Iglesia de la Asunción frente a la que se alza la estatua de Don Pelayo, el primer Rey de Asturias.

Cangas de Onís

 

  • Puedes disfrutar de la vistosa arquitectura de las casonas de indianos: Los indianos fueron aquellos emigrantes españoles que hicieron fortuna en Hispanoamérica. A su regreso construyeron llamativas villas y palacetes para exhibir su éxito y riquezas. La mayoría de estas casonas se ubican en Asturias y Cantabria. En Cangas de Onís, la misma Oficina de Turismo se encuentra en uno de estos edificios, el llamado Chalet de don Diego o Casa Riera. En la Av. de Castilla, cerca del Puente Romano, se localizan varios ejemplos de esta arquitectura, algunas casonas mejor conservadas que otras. Sin embargo, el mejor exponente de estas construcciones es sin duda el Chalet Villa María en la Av. Constantino González, 4. Un edificio de planta cuadrada e inspiración renacentista cuyas dependencias se destinan ahora a uso hostelero.

Villa María

 

  • Ideal para los amantes del turismo activo: Aunque la actividad más conocida y demandada es el descenso en canoa por el Sella encontrarás varias agencias de deportes de aventura con una oferta amplia y muy tentadora: Quads, escalada, espeleología, barranquismo, rutas a caballo, vías ferratas y todo lo que se te ocurra.

 

  • Su gastronomía de calidad (y de cantidad): Asturias es un paraíso gastronómico, por eso esta es una escapada tan apetitosa. Tomad nota.

 

1. El mercadillo dominical de Cangas de Onís probablemente sea el mejor lugar para comprar quesos de España. Aquí, el producto estrella es el Gamoneu. El rey de las tablas de queso se elabora con mezcla de leches de cabra, oveja y vaca. Ligeramente ahumado y con un toque picante, este manjar con Denominación de Origen Protegida os encantará si sois amantes de los sabores fuertes. Probad también los otros quesos típicos de los Picos de Europa como el Picón Bejes-Tresviso, el Cabrales, o los Quesucos de Liébana (Cantabria).

2. Puedes (y debes) comer en un antiguo llagar. Un llagar es una prensa que tritura la manzana para elaborar la sidra. En ellos suelen celebrarse las espichas, en las que se consume esta bebida escanciada directamente de los toneles y se acompaña de alimentos típicamente asturianos. Desgraciadamente en Cangas de Onís no quedan llagares en activo pero sí es posible visitar un antiguo llagar convertido ahora en sidrería, El Polesu (Calle Ángel Tarano,3). Os recomendamos encarecidamente pasaros por este sitio a tomaros una sidra. Se solicita por botellas (no os preocupéis por el precio, difícilmente superará los 3 euros) y es el camarero quien se encargará de escanciarla. Él mismo se acercará a vuestra mesa cuando vea el vaso vacío y os traerá otra botella sin que tengáis que pedirla. En cuanto a la comida y aunque sé que me repito: Queso, queso, queso. Pedid una tabla de quesos. ¡Y los polesinos! Son los tipiquísimos tortos asturianos de maíz con cabrales fundido, cebolla caramelizada y morcilla.

El Polesu3. Menús del día para ponerte morado (¡también los fines de semana!): En Madrid sería tarea imposible encontrar un menú de fin de semana tan delicioso y abundante por 11 euros. En Cangas, es bastante habitual. Nosotros os recomendamos la Bodega Chispa (Avenida Constantino Gonzalez 7), tanto por la cocina como por el trato. Con el menú diario tenéis para elegir 5 primeros y 5 segundos. También incluye postre aunque cuando veáis la cantidad de comida que os sirven dudaréis si pedirlo o no. Hacedlo. Todo es casero y está delicioso. También podéis pedir los menús para llevar. ¡Puxa Asturies!

4. Que vivan los manjares asturianos: No solo de fabadas y cachopos vive el asturiano. He aquí otras típicas delicias que os animamos a pedir: Bollos preñaos (panes cocidos con chorizo dentro), oricios (erizos de mar), pitu de caleya (pollo criado en libertad y alimentado a base de grano y hierbas), pastel de cabracho, chorizo a la sidra, arbeyos (guisantes)… ¿Y os he hablado ya de los quesos?  A la hora del postre elegid arroz con leche, frixuelos, tarta de almendras asturiana o el helado Peñasanta. En Cangas de Onís hay restaurantes para todos los gustos: Sidrerías (El Polesu), lugares de cocina tradicional (El Abuelo), de cocina moderna (El Molín de la Pedrera, El Cenador de los Canónigos), de tapas (La Sifonería), etc.

5. De ruta por sus confiterías: No podéis marcharos sin probar los dos dulces asturianos más célebres: Los casadielles (empanadas fritas rellenas de anís, nueces, avellanas y azúcar) y los carbayones (pasteles con base de hojaldre, yema y almendra, bañados en azúcar). No esperéis a última hora de la tarde para ir porque se acaban pronto.

6. Además, en los alrededores de Cangas discurre la ruta’l Quesu y la Sidra con visita a la cueva de los Sotámbanos para explicar la maduración del Queso de Cabrales y una espicha asturiana. También podéis visitar por vuestra cuenta la Cueva Exposición del Queso Cabrales, la visita guiada tiene un precio de 4,5€ y se encuentra a media hora de Cangas de Onís. Por supuesto, la degustación del queso está incluida. Los aficionados a la buena mesa pueden darse por satisfechos.

 

14902714_10209809857975636_2825367732481465657_o

14940106_10209809854895559_7015384992054920610_o

14918802_10209809858815657_5111784093344085467_o

 

  • No te pierdas los Lagos de Covadonga y el Parque Nacional de los Picos de Europa: Después de visitar el Santuario te animamos a que continúes hasta los Lagos de Covadonga. Los lagos de Enol y La Ercina se encuentran dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa. La ruta recomendada parte de los aparcamientos, dura una hora aproximadamente y tiene un recorrido circular. Aunque las posibilidades son infinitas. Los amantes del senderismo encontrarán este lugar irresistible. La carretera para llegar, aunque es estrecha y sinuosa, ofrece unas vistas increíbles. Además, tened en cuenta que por ella no pasan únicamente vehículos sino también animales. ¡Y el ganado bovino no conoce el código de circulación! Si hay vacas cruzando tocará tener un poco de paciencia y procurar disfrutar de la experiencia. Sabed también que durante la temporada alta no se puede acceder en vehículo privado, deberéis utilizar el transporte público. Nosotros os aconsejamos que evitéis los meses de julio, agosto y la Semana Santa y que lleguéis temprano a los lagos porque los aparcamientos se llenan rápido. El día que nosotros fuimos cortaron el acceso antes de las 12 del mediodía por la afluencia de coches. ¡Menos mal que madrugamos y a esa hora ya estábamos regresando a Cangas!

14855966_10209809866855858_5505840144646295063_o

14890326_10209809869095914_923084018782991837_o

 

 

Y SI DISPONES DE MÁS TIEMPO…

Os hemos recomendado lo que deberíais visitar en un fin de semana pero si queréis estar más días tampoco os vais a aburrir. Tenéis Cardes y la Cueva del Buxu donde admirar pinturas rupestres, a tan solo 3 km de Cangas. También podéis visitar los pueblos costeros de Llanes o Ribadesella. Otra posibilidad es realizar la ruta Potes-Fuente Dé en Cantabria y subir al teleférico. ¿Y qué te parece recorrer las villas marineras más emblemáticas de la costa cántabra? San Vicente de la Barquera, Comillas y Santillana del Mar están bastante cerca de Cangas. Son muchísimas las opciones y en la Oficina de Turismo podrán daros unas cuantas ideas más.  Nosotros, que después de tanto campo teníamos ganas de andar por la ciudad, nos fuimos a conocer Gijón. Si es vuestra opción, reservad dos días como mínimo. ¡No querréis estar menos!

 

DÓNDE DORMIR:

Nosotros nos alojamos en un hotel con mucho encanto y unas vistas preciosas. Se trata del Hotel La Cepada (Avenida Contranquil s/n). No se encuentra en el centro de Cangas pero se llega en un paseo de 10 minutos. Eso sí, en cuesta. Aunque merece la pena por encontrarse en un enclave tan privilegiado.

La Cepada

Si pensáis volver de noche al alojamiento bajad el coche y aparcadlo en el pueblo porque el camino está muy mal iluminado para hacerlo a pie.

El hotel tiene parking gratuito y en su restaurante sirven una de las mejores fabadas del mundo.

La habitación es amplia, el colchón cómodo y enorme y la bañera también muy espaciosa. No os puedo hablar de los desayunos porque nosotros no los hicimos aquí pero hemos escuchado maravillas.

Tienen ofertas muy seductoras como el Pack Romántico. Este incluye desayuno, cena especial, dulces tradicionales y una botella de sidra en la habitación. El precio es de 116 euros por noche.

Un consejo, nuestro cuarto era abuhardillado y muy bonito, no tenemos queja. Sin embargo, creemos que no os arrepentiréis si pedís una habitación Doble Superior. La diferencia de precio no es significativa (10 euros) y tiene un enorme ventanal que deja ver todo el valle del Río Sella, la villa de Cangas de Onís y los Picos de Europa.

Si accedéis a su página web y observáis las imágenes querréis trasladaros allí inmediatamente. Avisados estáis.

ALBA PÉREZ
conalgasenlamaleta@gmail.com
Sin comentarios

Escriba un comentario